27 de julio de 2017
  • Gastronomia.com España
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Ecuador
Síguenos en  
Suscríbete a nuestra NewsletterFibega.org

23 de noviembre de 2015
Valoración  51 (1)
Cuando llega el frío refuerza con vitamina C tu alimentación
De manera genérica, los alimentos con alta contenido en Vitamina C son las frutas (en especial cítricos), tomates y verduras de hoja verde.

Dentro de las frutas, según el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (EE UU), los principales alimentos que contienen vitamina C son las fresas (95 mg/taza), la papaya (85 mg/taza), el kiwi (70 mg/pieza), la naranja (70 mg/pieza) y el mango (45 mg/taza).

Pero también la guayaba, ciruela, grosella negra, piña y frambuesas, además de otras del grupo de cítricos como limón o mandarina. En cuanto a verduras, el pimiento encabeza el ránking, seguido de brócoli, col rizada, verduras de hoja verde como espinacas, el aguacate y la alcachofa, sin olvidarnos del tomate.
 
Con un alto contenido en antioxidantes, la vitamina C ayuda a bloquear la producción de radicales libres y contiene altas dosis de potasio y calcio, por lo que fortalece las defensas de cara al frío y prevenir otras enfermedades como dolencias cardíacas y cáncer.

Con el frío, debemos preparar y fortalecer nuestras defensas para prevenir constipados. Por ello, os presentamos algunos platos de nuestros restaurantes que, además de ligeros y sanos, contienen vitamina C. Porque el buen comer no tiene por qué estar reñido con la salud.

Os dejamos una receta de un postre repleto de vitamina C: sopa fría de fresas y limón.
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 
Para comentar Iniciar sesión | Crear Cuenta

Comentarios

Top videos

ENTREVISTAS
25 de julio de 2017
(1)
Edgar Núñez, al frente del restaurante Sud 777 en Ciudad de México, es uno de los principales embajadores de la cocina moderna de México. En esta entrevista el chef habla de la importancia que le concede al producto en sus elaboraciones y del proceso creativo en el que se sumerge para diseñar nuevos platos.